Síntomas de la gota del pie y la pierna rota

Síntomas de la gota del pie y la pierna rota

Según la Clínica Mayo, gota del pie es una condición que resulta de los músculos débiles o paralizados debajo de la rodilla, lo que no se puede levantar la parte delantera del pie. Causas específicas varían, incluyendo un tipo de fractura de hueso. Cualquier persona experimenta los síntomas de la gota del pie debe contactar con un médico para una consulta y un examen físico.

Síntomas

Los síntomas de la gota del pie se verá generalmente en solamente un pie. Incluyen arrastrar o golpeando los pies en el suelo al caminar, dolor, debilidad o entumecimiento en el pie, como tiene problemas para levantar la parte delantera del pie. Otro síntoma de la gota del pie es conocido como marcha steppage, o levantar el muslo mientras que caminan, similar a la forma que puede subir escaleras.

Consideraciones

Gota del pie puede ser el resultado de un tipo de pierna rota llamada una fractura tibial. Se trata de un tipo de fractura que comúnmente no se sana naturalmente y requiere la inserción de clavijas en los huesos para el posicionamiento. Debido a la dificultad del tratamiento de una fractura tibial, hay muchas complicaciones posibles, incluyendo las arterias rotas o aumento de la presión en la pierna más baja, que limita el oxígeno a los músculos y los nervios. En ocasiones, una fractura tibial dará lugar a lesiones en el nervio peroneo, causando la gota del pie.

Causas

Gota del pie puede ser causada por una serie de cosas además de una pierna rota. Estas causas incluyen músculo o nervio daños a la columna lumbar o de la pierna. Este daño puede ser el resultado de una enfermedad como la diabetes o puede ser el origen de la cirugía como reemplazo de la cadera. Trastornos del músculo y del nervio, incluyendo ciertas formas de distrofia muscular también pueden causar gota del pie, como trastornos del sistema nervioso central que afecta a la médula espinal o el cerebro.

Identificación

Si usted piensa que tiene pie de la gota, tomar nota de los síntomas específicos que se presentan, incluyendo detalles sobre cuando empezaron. Su médico podrá diagnosticar la gota del pie mediante la administración de un examen físico, aunque más pruebas. Una IRM (resonancia magnética) o prueba de EMG (electromiografía) proporcionará imágenes y medir la actividad eléctrica en los músculos y nervios, dando a su médico más información acerca de su condición.

Prevención/solución

Métodos de tratamiento para la gota del pie depende de la causa. En el caso de la gota del pie causada por una pierna rota y el daño al nervio peroneo, un médico puede recomendar la estimulación nerviosa. Un estimulador eléctrico pequeño atado debajo de la rodilla o implantado en la pierna para ofrecer estímulo a los nervios. Tratamientos adicionales incluyen abrazaderas o férulas, fisioterapia y cirugía.


Artículos relacionados